La arquitectura del Palacio de Gobierno de Nuevo León

0
3153

Este edificio histórico de la ciudad de Monterrey representa a un México que vivió muchos cambios políticos y económicos en los que el país creció económicamente y especialmente uno de sus estados más importantes, Nuevo León.

El gobierno del estado anteriormente estaba situado en las antiguas calles de Comercio y del Teatro (Morelos y Escobedo), el cual estaba a cargo del Gobernador Bernardo Reyes, quien fue muy conocido por tener una estrecha relación con el Presidente Porfirio Díaz.

Archivo Férmin Téllez.
Archivo Férmin Téllez.

 

La cercanía que tenía la antigua casa de gobierno al río Santa Catarina fue factor para que el gobernador Reyes desarrollara un proyecto para hacer el palacio de gobierno de Nuevo León. Además, este no fui el único factor que motivó a Bernardo Reyes a hacer una palacio de gobierno; el otro factor era que Nuevo León estaba alcanzando un poder notable en el país al ser un estado con mucho trabajo industrial dedicado al acero, vidrio y concreto.

Al reunirse con el Presidente Díaz, se autorizó el proyecto y a cargo del ingeniero civil Francisco Beltrán, quien también construyó el palacio municipal de Guadalupe, diseñó un palacio de estilo neoclasicista, en el que se destaca por sus pilares en el frente figuras del partenón de Grecia o las grandes estructuras de Roma.

Archivo Fermín Téllez.
Archivo Fermín Téllez.

La construcción del recinto comenzó en 1895 y se estipuló una duración de 5 años para su inauguración, pero por problemas de financiamiento y factores climáticos ésta duró 13 años, quedando listo hasta 1908. El material principal en la construcción fue cantera rosa; mismo que se trajo de San Luis Potosí y sirvió para que muchos trabajadores potosinos arribaran a la ciudad para trabajar en la obra. Posteriormente los trabajadores se quedaron a vivir en la ciudad en el antiguo barrio de San Luisito hoy llamado colonia Independencia.

Los vitrales fueron brindados por la antigua vidriera de Monterrey, hoy llamada Vitro, mismos que también se encargaron de acomodar todos los cristales , además fueron pintados y diseñados por la casa Claudio Pellandini quién trabajó en el diseño para el Cosmovitral de Toluca y el auditorio del Palacio Nacionales de Bellas Artes; en las que estos edificios históricos representan el porfiriato.

En orden de izquierda a derecha, los personajes que aparecen en los vitrales son Padre Mier, Mariano Escobedo, Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Ignacio Zaragoza y Juan Zuazua.

El acero de los barandales, puertas y placas fue brindado por la antigua fundidora de metales de Monterrey. Se cuenta con alrededor de 1,350 metros de acero en todo el edificio.

Durante su mandato, el gobernador Bernardo Reyes sólo trabajó ahí dos años, antes de que estallara la revolución mexicana.

Pero desde entonces y hasta el día de hoy, el recinto sigue funcionando como casa de gobernación, al mismo tiempo que museo desde el 2006.